Servicio disponible en horario laboral
Lunes a Viernes de 9:30 a 20:00 h. y Sábados de 9:30 a 14:00 h.

Responsable: IBERVISION SERVICIOS OPTICOS, S.L. (Medical Óptica Audición). Delegado de Protección de Datos: dpo@medicaloptica.es Finalidad: Gestionar la solicitud recibida a través del formulario. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: No se cederán los datos a terceros. Derechos: Tienen derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición de sus datos personales, y otros derechos como se explica en la información adicional. Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos siguiendo este enlace.

Preguntas Frecuentes

¿A qué edad se puede empezar a usar lentes de contacto?

Generalmente a partir de los 9 años. Los niños suelen tener problemas en la manipulación de las lentes de contacto, aunque dependerá de la madurez y la motivación del niño. Sin embargo, existen situaciones, en las que las gafas nos son una solución adecuada y es necesario adaptar lentes de contacto a niños muy pequeños, normalmente como un medio para prevenir la ambliopía u ojo vago.  
 
Para confirmar si eres un paciente apto para llevar lentes de contacto, debes solicitar una revisión de la salud visual completa. 

 

No todos los pacientes son candidatos al uso de lentes de contacto, por diversos motivos. La higiene personal, la responsabilidad de la persona, la obediencia a los consejos del contactólogo, las condiciones ambientales en el trabajo o en la vida diaria (en contacto con humos, polvo, productos químicos, aire acondicionado o calefacción constante, trabajo con pantallas, etc.), o el número de horas de uso de la lente, son factores que nos permiten saber si es adecuado o no su uso. 

Muchas veces un mal uso de las lentes de contacto (mala higiene, más horas de uso del apropiado...), puede provocar un rechazo. 

Frases como "Si yo antes aguantaba con las lentes todo el día, ahora no las aguanto ni una hora". Esto es un claro indicador de que algo no va bien en el ojo. Está rojo constantemente, llora y pica... Se ha producido una alteración en la calidad de la lágrima y en el tejido corneal que hace que pueda incluso en algún momento dado, llegar a no aguantar ninguna lente, si no se reacciona a tiempo. 

« Volver a Todo sobre lentes de contacto

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.